gas-y-petroleo-en-el-peru

Situación actual del petróleo en el Perú y el nuevo escenario con el Gobierno de Pedro Castillo. (E. León)

Hoy salió una nota de prensa de la Sociedad Peruana de Hidrocarburos titulado «Nuevo gobierno debe impulsar la industria nacional de hidrocarburos para mitigar impacto económico por alza del precio del petróleo»

Corroborando lo mencionado por Felipe Cantuarias sobre el alza del precio de petróleo que actualmente cotiza en 75 dólares/ barril, se encuentra en subida y según proyecciones del Bank of America, en el año 2022 podría llegar a los 100 dólares/barril.
Ahora si nos enfocamos solo en Petróleo, nuestras reservas probadas (Ojo las comerciales), entre las desarrolladas (210.4 MMBLS) y las no desarrolladas (134.1 MMBLS), son de 344.1 Millones de barriles, los últimos años desde el 2014 una buena cantidad de nuestras reservas perdieron comercialidad y fueron recategorizadas como recursos y hoy alcanza los 14,194 MMBLS que requiere ser trabajado.
Regresando al nuevo escenario de subida del precio del petróleo, la historia durante el Siglo XX es aleccionadora para entender mejor este efecto. Si revisamos el histórico de la cotización del crudo de la OPEP desde 2003, vemos que alcanzó su precio máximo, US $131,2 el barril en julio de 2008 y su precio mínimo, US $25,24$, en abril de 2003, luego en el 2020 suceso como la pandemia, la guerra de precios entre Arabia y Rusia, alcanzo el valor mínimo de US $12.2 el 22 de abril.

El escenario actual es diferente los precios seguirán en alza, por un lado, la OPEP, Organización de Países Exportadores de Petróleo, planea esta tendencia con el control de casi el 50% de la producción de petróleo del mundo y, por otro lado, los no miembros entre los más importantes Rusia, EEUU, Canadá y China como parte de sus políticas para fortalecimiento de su economía

Los períodos de abundancia, con precios bajos y los de escasez, con precios altos sucedieron repetidamente. El petróleo fue caro y escaso durante las dos guerras mundiales, cuando aceleraron sus procesos de industrialización los países grandes e importantes como los Estados Unidos en los años 1920 y China, en el 2000, también se vivió la escasez y los precios altos cuando se organizó el cartel de productores de petróleo (OPEP) durante la década de 1970 y cuando guerras puntuales afectaron la capacidad exportadora de productores relevantes, como por ejemplo Iraq o Irán, lo mismo pasa actualmente por la Pandemia, estuvo bajo en la primera fase 2020 y en este momento está subiendo y seguirá en alza.

Los precios altos en el corto plazo desalientan el consumo, sin embargo, en un horizonte más extenso, la subida del precio atrae las inversiones, promueve la exploración y las innovaciones tecnológicas que aumentan la producción y estas sientan las bases para una posterior caída de los precios. Los precios bajos benefician tanto a los consumidores como a las empresas que usan el petróleo como insumo. En un horizonte más largo, los precios bajos resienten la capacidad inversora de los países exportadores que dependen del petróleo para financiar sus presupuestos; asimismo, los precios bajos reducen la rentabilidad empresarial, comprimen las inversiones en exploración y el desarrollo de los campos petroleros. Respecto al precio futuro del petróleo “habrá alzas y habrá bajas”.

Estamos en el mejor momento de impulsar y fortalecer las actividades de exploración y explotación, darles mayor valor a nuestros recursos, incrementar nuestra producción y reducir sustancialmente la importación de petróleo, el ¾ de petróleo consumido es importado con un gasto por más de 1600 millones de dólares al año. Es necesario efectuar medidas que rentabilicen las actividades de exploración y explotación de los hidrocarburos en general, como modificar las condiciones fiscales de regalías (Un sistema de regalías que apunte a garantizar la máxima recuperación de reservas), definir los lineamientos y alcances de la consulta previa para los casos de desbosques en la selva, dar medidas legislativas, tributarias para atraer las inversiones y viabilizar los recursos que económicamente no son comerciales en la actualidad.

Esta es la oportunidad de generar ingresos para las regiones petroleras y hacemos economía con estos recursos muy necesario para el desarrollo de los pueblos, si no hacemos nada, estos recursos se perderán y tendremos petróleo & gas natural que no hemos utilizado a miles de metros enterrados que en el futuro perderá todo interés comercial, como lo hizo en su momento el salitre, aceite, carbón ya que la tendencia indica que en 30 años aproximadamente, la energía renovable va a sustituir en su totalidad a las energías fósiles, llegando a la utilización del hidrógeno.

Pero que plantea el ideario político del nuevo gobierno, la nacionalización de las empresas existentes o la imposición de altas rentas para quienes continúen operando. Nadie vendrá.

No olvidemos que el escenario con precios altos lo tuvimos desde el 2011 al 2014, entre el gobierno de Alan García y de Ollanta Humala, donde el precio del petróleo promedio los US$ 100 el barril, no se hizo nada por temas ahora conocidos, comparado con países con modelos económicos similares como Colombia y Brasil, que tuvieron alta actividad exploratoria incrementando altamente sus reservas y afrontaron mejor el periodo de bajos precios.
Entonces, no es momento de tomar modelos cerrados de control estatal, porque necesitamos dinero privado para inversiones de alto riesgo financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button¿En que puedo ayudarte?